80 Años del bombardeo nazi de Gernika

Aprovechando que se cumplen 80 años del bombardeo masivo de la ciudad vasca de Gernika y que los alumnos de 2º de Bachillerato están preparando sus exámenes finales en los que un tema importante es la GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, se elaboró en clase esta entrada sobre el tema.

EL BOMBARDEO

El lunes, 26 de abril de 1937, las bombas arrasaron Guernica. Este miércoles se cumplen 80 años del ataque a la localidad vizcaína por parte de la Legión Cóndor de la Alemania Nazi y la Aviación Legionaria de la Italia fascista de Benito Mussolini.

Era un día de mercado, por lo que había multitud de gente en el centro de la villa, que quedó completamente destrozado por las bombas, en lo que se considera un ensayo de la II Guerra Mundial por la táctica tan devastadora utilizada.

El bombardeo se prolongó durante más de tres horas. Hacia las cuatro de la tarde apareció un primer avión que dejó caer algunas bombas. Quince minutos después llegó la primera oleada, con tres aviones en formación triangular volando muy bajo. 

En total se estima que se lanzaron sobre Guernica más de 30 toneladas de trusted tablets bombas. El 85,22% de los edificios -un total de 271- quedaron totalmente destruidos y el resto parcialmente afectados. Se generaron 60.000 metros cúbicos de escombros, que tardaron cuatro años en ser retirados por completo.

“Cuando pasó el bombardeo, la gente salió de sus refugios. Nadie lloraba. Sus rostros mostraban asombro. Ninguno de nosotros podía comprender lo que veía. Al ponerse el sol, aun no podía verse más allá de los 500 metros“, relataba el religioso Alberto de Onaindia, testigo directo del ataque.Además, las bombas incendiarias generaron un incendio que tardó al menos un día en ser sofocado. Por el contrario, las fábricas de armamento y el puente de Errenteria, los únicos objetivos estratégicos de la localidad vasca, quedaron intactos. Tampoco resultaron dañados el árbol de Guernica, símbolo de las libertades vascas, ni la Casa de Juntas.

       

PABLO PICASSO Y EL GERNIKA

El bombardeo de Gernika  fue el detonante que impulsó a Pablo Picasso, que en aquellos momentos atravesaba una cierta crisis creativa, a pintar una de sus mejores obras. En esa pintura gigante que presentó en el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937 no aparecen ni aviones ni bombas, ni la ciudad de Gernika ni su mercado, no hay hombres, ni armas, ni el rojo de la sangre, sólo mujeres, niños y animales, gritos y rostros de dolor, en blanco y negro. Es la imagen del horror.

Guernika, Museo de Arte Contemporáneo, Reina Sofía

Para los nazis Picasso era uno de los autores malditos pertenecientes a lo que ellos llamaban “arte degenerado” e incluso sabemos que obras suyas y de otros muchos genios fueron quemadas o destruidas….

Según se cuenta, un oficial alemán le preguntó a Picasso por esas fechas ante una foto del cuadro de Guernica: – ¿Ha hecho usted esto? Picasso respondió: – No, han sido ustedes; haciendo clara referencia a la responsabilidad alemana en el bombardeo de la localidad vasca.

ENTRADA ELABORADA POR EQUIPO EDITORIAL DEL BLOG
Vota

Deja un comentario